18 feb. 2011

Presentación de «La soledad del directivo»

La soledad del directivo
El Palacio de la Bolsa de Madrid acogió ayer la presentación de la quinta edición de La soledad del directivo, una obra de Javier Fernández Aguado y José Aguilar López publicada por LID Editorial Empresarial y patrocinada por el Grupo Atisa, compañía referente en el mercado en materia de Administración de Personal.

El evento fue presentado por Emilio Molinero, Director General del Grupo Atisa, quien reconoció que La soledad del directivo es una obra de gran importancia que concuerda con la línea de negocio de Atisa, cuya misión está ligada a la dirección y gestión de empresas y, por ende, a la formación de directivos. Y añadió: «Cuando LID nos propuso patrocinar esta obra, aceptamos sin ninguna duda, no sólo por la temática de este libro, sino por la categoría de sus autores, Javier y José, ambos directivos y conferenciantes de reconocido prestigio».

Acto seguido José Antonio Menor, editor de LID Editorial Empresarial, destacó una de las frases del prólogo de esta obra para reconocer el trabajo de los autores: «Javier Fernández Aguado y José Aguilar López son dos de los mayores expertos contemporáneos en gobierno de personas y organizaciones, fieles a su estilo directo y pedagógico» y destacó el papel de este título como vehículo transmisor de la temática de la colección Acción Empresarial con la que se ha publicado, colección que busca precisamente dar servicio a la comunidad empresarial y «dotar a los lectores de las herramientas necesarias para que aprendan a tomar decisiones y eviten cometer errores como los que se exponen en La soledad del directivo».

Por su parte, José Aguilar hizo especial hincapié en explicar cómo surgió la idea de escribir esta obra. «A lo largo de nuestra carrera profesional Javier y yo hemos tenido la oportunidad de contactar con directivos de muy diversa índole. De nuestras conversaciones con todos ellos hemos extraído muchísimas enseñanzas, pero también hemos experimentado una cierta decepción al darnos cuenta de que la mayor parte de estos directivos no son capaces de explotar todo su potencial simplemente porque gestionan mal su soledad. Por eso decidimos escribir esta obra».

Asimismo, puso gran énfasis en la idea central de este libro, la diferencia entre la soledad buena y la soledad mala, centrando su discurso en la primera de ellas: «Reivindicamos la soledad porque consideramos imprescindible que cada uno de nosotros se analice interiormente. Nos preocupamos demasiado de lo que piensan los demás de nosotros, pero en realidad lo más importante es la opinión que nos formamos de nosotros mismos. Los directivos no deben evitar esta soledad ya que nos lleva a tomar nuestras propias decisiones de forma sosegada y equilibrada y a asumir el riesgo de la responsabilidad».

Por último, Javier Fernández Aguado destacó las consecuencias de la soledad mala, de la que los directivos deben escapar a toda costa, puesto que es la soledad del endiosamiento, de la prepotencia, que los aísla y empequeñece. «Hay demasiada gente que nos quita soledad pero no nos da compañía. Debemos rodearnos de gente buena que no nos diga siempre lo que queremos escuchar, que nos pongan los pies sobre la tierra, en definitiva, que discrepen con nuestras ideas y nos propongan alternativas diferentes».

De izq. a dcha: José Antonio Menor, José Aguilar, Javier Fernández Aguado
y Emilio Molinero

Fuente: LID Editorial

0 comentarios:

Publicar un comentario