11/5/2012

El Efecto Medici

El efeco Medici, de Frans Johansson
Hoy dentro de la temática de Libros de Creatividad e Innovación os hablamos de uno de los mejores libros en la materia que no debes dejar de leer y que lleva por título El Efecto Medici (Deusto), y subtítulo: Percepciones rompedoras en la intersección de ideas, conceptos y culturas. Su autor es: Frans Johansson.

El punto de partida de esta obra se remonta a la época de la Florencia del Renacimiento –el siglo de oro–, cuando se produjo una de las mayores explosiones de conocimiento y creatividad de la historia, gracias a la confluencia, en un mismo espacio y tiempo, de personas de orígenes y campos muy diversos –escultores, científicos, poetas, filósofos, pintores o arquitectos, entre otros– que aprendieron unos de otros eliminando las barreras entre disciplinas, culturas y campos del conocimiento. 

En aquella época, la familia de banqueros de los Medici auspiciaba a todo tipo creadores –entre los que se encontraban Miguel Ángel, Leonardo o Brunelleschi–, lo que convirtió a la ciudad italiana en el epicentro de la creación y la innovación, y cuyos efectos hoy día todavía se sienten. Para Frans Johansson, «la intersección es el punto donde conceptos establecidos se encuentran, conectan, chocan y combinan; donde se crean notables innovaciones y donde surgen ideas que van a abrir nuevos rumbos». Y continúa: «Cuando uno entra en una intersección de culturas, campos o disciplinas, puede combinar los conceptos existentes para generar gran cantidad de extraordinarias ideas nue-vas».

El Efecto Medici está repleto de ejemplos de cómo gracias a ese roce y cruce de culturas y campos y disciplinas del conocimiento se generan ideas sorprendentes. Así, un equipo de investigación heterogéneo descubre cómo leer la mente de un mono. Un chef mezcla ingredientes inesperados como erizos de mar y piruletas y se convierte en referente en el mundo de la cocina profesional. Un ingeniero toma prestadas ideas del comportamiento de búsqueda de comida de las hormigas para inventar modelos de vigilancia para vehículos aéreos no tripulados en zonas de guerra... Y así otros muchos ejemplos.

Frans Johansson ilustra magistralmente en El Efecto Medici cómo tres fuerzas motrices (el movimiento de las personas, la convergencia de las disciplinas científicas y el salto de la potencia informática) están aumentando el número y los tipos de intersecciones a los que podemos acceder, y por tanto, las posibilidades de ser creativos e innovar.

Cuando abrimos los ojos a realidades diferentes y dejamos que entre aire fresco en nuestra mente se producen resultados sorprendentes. Las intersecciones están en todas partes. Si uno se expone y deja que aparezcan, surgirán. Todo está conectado de un modo u otro, la cuestión es descubrir cómo se producen esas conexiones, encontrar la lógica, detectar cómo se ensamblan unas contribuciones y otras.

No obstante, la posibilidad de que existan estas conexiones, cruces y uniones entre culturas, campos y disciplinas, viene condicionada por el tipo de barreras asociativas existentes que actúan como inhibidores de la creatividad. En la medida que esas barreras se diluyen –burocracia, control, jerarquía, castigo del error, miedo a lo diferente– hay margen para que esta cultura del remix –dicho de manera más coloquial– se manifieste y florezcan nuevas ideas. La creatividad no es otra cosa que la asociación de ideas que hace el cerebro con la información que allí tiene.

En definitiva, El Efecto Medici se muestra cómo: 

– Acabar con las barreras asociativas y ver los problemas de formas nuevas. 
– Combinar conceptos diversos al azar pero también con determinación. 
Alejarse de las redes habituales y aventurarse en lo desconocido.
– Dejar atrás los fracasos para convertir en realidad las ideas interseccionales.

* Puedes ver una amplia recopilación de libros de creatividad e innovación el siguiente link.

«EL EFECTO MEDICI» está disponible en: 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada