4 sept. 2012

Entrevista a Javier Carril (37), autor de «DesESTRÉSate»

Resultado de imagen de javier carril desestresateHoy dentro de nuestra Sección de Entrevistas tenemos a Javier Carril (@javiercarril), quien es Socio Director de Execoach, además de miembro del Top Ten Coaching Spain, conferenciante en congresos y foros y autor de los libros Zen Coaching (Díaz de Santos, 2008) y también ¡DesESTRÉSate! (Alienta, 2010)

Hablamos con él de su último libro DesESTRÉSate, que lleva por subtítulo: Técnicas imprescindibles para mejorar tu calidad de vida; un libro, sin dudas muy interesante y de gran actualidad, dado el contexto actual de crisis que vivimos. Además, el mundo se ha acelerado y es más competitivo que nunca, lo que también provoca muchas tensiones, a nivel general, y en el mundo directivo, en particular. Según algunos estudios el 70% de la población padece estrés.

Aquí van las preguntas y sus respuestas a la entrevista y destacamos el siguiente titular:

«EL PRINCIPAL FACTOR QUE GENERA ESTRÉS EN LAS PERSONAS ES EL CAMBIO»

1. ¿Cuándo y por qué nace el libro DesESTRÉSate?
El libro ¡DesESTRÉSate! nace de una necesidad de profundizar en las técnicas más innovadoras y eficaces para el control emocional, algo que ya abordé de manera más teórica en mi primer libro Zen Coaching. Después de establecer las bases teóricas, necesitaba compartir y difundir esas técnicas tanto orientales como occidentales, para que cualquier persona pudiera empezar a practicarlas de inmediato. Esa necesidad de compartirlo surge además por mi propia experiencia personal, ya que lo que cuento en el libro mejoró mi vida de forma radical, tanto a nivel profesional como personal.

2. ¿Cuáles son las principales aportaciones este libro respecto a otros de temática similar?
Pienso que la principal aportación de este libro es la profundización en las técnicas de las tradiciones espirituales orientales, de las que soy un apasionado. En especial, la meditación Zen, en la que me he formado y he venido practicando los últimos años de manera regular. Tenemos muchísimo que aprender en Occidente sobre las técnicas orientales que nos proporcionan equilibrio emocional y paz interior. Otro punto diferencial es que el libro no tiene un enfoque médico, sino un enfoque práctico y de experiencia directa. Por otra parte, no es un libro de recetas o trucos para gestionar el estrés cuando uno esté en tensión. Se trata de establecer unos hábitos positivos desde la proactividad y sostenibilidad, con un plan de acción de futuro.

3. ¿Qué es lo que más te sorprendió al investigar y escribir este libro?
Lo que más me sorprendió es que se puede alcanzar la paz interior a través de las técnicas e ideas que explico en el libro, algo que había buscado sin éxito en mis 35 años anteriores de vida. Es realmente posible para cualquiera el poder reaccionar con autocontrol emocional ante cualquier circunstancia de la vida personal y profesional. La vida cambia drásticamente cuando incorporas como un hábito las técnicas de visualización, respiración, meditación y concentración. Te conviertes en una persona más centrada, más influyente, más efectiva, con más fuerza interior.

4. ¿Qué parte te gusta más del libro y por qué?
Me gusta especialmente el capítulo dedicado a los 10 errores de las personas estresadas. Porque aparte de las técnicas, hay que tener en cuenta que la mayoría de las personas incurren en determinadas conductas, creencias o actitudes con las que se autoprovocan estrés. Y ese es el origen de todo, nuestros pensamientos e ideas sobre la realidad y sobre nosotros mismos. Por ejemplo, uno de los errores es nuestra obsesión por querer controlarlo todo, el pretender ser «directores generales del universo». Esta obsesión nos genera un estrés enorme, y sin embargo, nos empeñamos día tras día en querer controlar al detalle nuestra vida, lo cual es imposible.

Relativizar es absolutamente imprescindible para el bienestar. Nada es tan urgente y crítico como nos creemos.

5.. ¿Qué factores son los que provocan más estrés?
El factor clave es el cambio. El ser humano se siente estresado cuando la realidad le impone un cambio, porque siente la amenaza de perder el equilibrio que tanto le ha costado construir. Un despido, una enfermedad, o incluso cambios positivos como una promoción a un puesto de mayor responsabilidad, son cambios que generan estrés porque nos sitúan en un entorno nuevo que nos genera miedo.

Aparte del cambio como motor de estrés, un factor estresante clave es el hecho de no vivir el presente, el «aquí y ahora» tan característico de la filosofía zen. Siempre estamos pensando en algo que nos ha sucedido en el pasado o bien, algo que podría suceder en el futuro. Siempre estamos pensando: «¿Por qué me sucedió esto…?» o «Y si ocurre mañana esto otro…» Y estos pensamientos sobre el pasado o el futuro nos agobian, nos preocupan más de lo necesario, y nos impiden vivir lo único real: el momento presente. Mark Twain dijo: «He tenido muchísimos problemas en mi vida, la mayoría de los cuales nunca sucedieron».

6. ¿Cuáles son las 3 principales aspectos a tener en cuenta a la hora de gestionar el estrés?
– Primer aspecto. Necesitamos parar frecuentemente, con el fin de poder avanzar más rápido en nuestros objetivos. Normalmente vamos como caballos desbocados todo el año, sin objetivos claros.

– Segundo aspecto. La necesidad de cuestionar lo urgente y dedicar nuestro tiempo mayoritariamente a las cosas importantes, es decir a nuestras prioridades a nivel profesional, tiempo a la familia, a cuidarme físicamente, etc. Eso va a reducir radicalmente mi nivel de estrés.

– Tercer aspecto. Debemos relativizar absolutamente todo. Nada es tan urgente y tan crítico como nos dicen, debemos salir de esa rueda de locos en la que la sociedad trata de devorarnos constantemente.

Un buen método es proyectarnos dentro de 30 años e imaginarnos qué pensaremos en ese momento sobre lo que nos preocupa ahora. Es seguro que con esa perspectiva logramos rebajar drásticamente el dramatismo de la situación que nos preocupa en este momento.

7. ¿Existen diferencias y quién lo hace mejor a la hora de gestionar el estrés: hombres o mujeres?
Yo no veo diferencias significativas. Veo todos los días a mujeres estresadas y a hombres estresados. Pero los motivos son algo diferentes por los roles que estamos jugando en la sociedad. Por ejemplo, las mujeres se estresan porque sienten que tienen que competir en desigualdad de condiciones con los hombres, y además se sienten culpables porque no dedican tiempo suficiente a la familia. Esto último no preocupa tanto a los hombres, que están más obsesionados con la carrera profesional, que es la fuente principal de su estrés.

Parece un paradoja, pero parar es fundamental para avanzar más rápido en nuestros objetivos.

8. ¿Puedes decirnos si existen diferencias culturales entre países a la hora de gestionar el estrés y en qué se caracterizan?
Hay notables diferencias entre Occidente y Oriente. En países como Japón, por ejemplo, su cultura les hace más equilibrados y resistentes ante situaciones críticas como el tsunami que arrasó el país hace un año. Cuando estuve en Tailandia me sorprendió la permanente sonrisa que tenían sus ciudadanos. Sonreír es parte de su cultura, y sin duda es un antídoto contra el estrés. Por otro lado, en los países latinos tenemos una ventaja respecto al resto de Europa: expresamos más nuestras emociones, somos más extrovertidos, lo cual es muy positivo para canalizar el estrés. Además, elementos como el clima influyen también en el estrés y la ansiedad de las personas, así como el entorno donde uno vive. Lugares urbanos llenos de ruido y contaminación también son una fuente de estrés que tenemos que combatir.

«DESESTRÉSATE» está disponible en: 
Casa del Libro | FNAC | Amazon.es | Amazon.com |

0 comentarios:

Publicar un comentario