14 sept. 2012

Las siete leyes espirituales del éxito

Las siete leyes espirituales del éxito
Hoy os hablamos de uno de los mejores autores para entender muchos aspectos de la vida y del Universo. Ya le tuvimos aquí dentro de la sección Autores Destacados hace algún tiempo. Es el doctor Deepak Chopra (@deepakchopra).

Ha escrito numerosos libros, pero uno de los más conocidos (y muy recomendable) es Las siete leyes espirituales del éxito, que lleva por subtítulo: Una guía práctica para la realización de tus sueños.

Deepak Chopra explica que entender y aplicar estas siete leyes es entender el funcionamiento del Universo y, por tanto, en disposición de tener éxito en todos los aspectos de la vida. Incrementar nuestra Conciencia es ser más felices.

Estas leyes son invisibles, pero hay una forma de comprobar su funcionamiento: los resultados que obtenemos. Si nuestra vida no marcha como nos gustaría, es que no estamos aplicando correctamente estas leyes en uno o varios aspectos.

El Universo tiene sus propias leyes de funcionamiento: cuando las aceptas, todo marcha; cuando intentas imponer las tuyas, te frustras. Las siete leyes espirituales del éxito que cuenta el Doctor Deepak Chopra son, en concreto:

1. LEY DE LA POTENCIALIDAD PURA.
No existen límites en el Universo. Todo es energía en potencia de convertirse en materia. Y se pasa de uno a otro estado a través de las acciones del hombre. Lo que un hombre es capaz de imaginar es capaz de hacerlo realidad.

2. LEY DEL DAR Y RECIBIR.
Cualquier cosa que creas que no te está dando el mundo es que tú no se la estás dando al mundo. Existe una ley de compensación del Universo según la cual recibimos lo que damos. El jardinero no pide al campo que le dé frutos, y entonces, le riega y cuida. No funciona así la cosa. Primero siembra, luego riega, más tarde quita las malezas... en definitiva, da, y al final obtiene sus frutos. Así es la vida.

3. LEY DEL KARMA.
Karma significa Acción, y ello significa que toda decisión y movimiento que hacemos da lugar a acciones evolutivas o destructivas. Nuestro día a día está plagado de acciones cotidianas y sutiles a las que apenas prestamos atención pero que generan consecuencias constructivas o destructivas. Desde las palabras que decimos a las miradas que transmitimos a los demás, son energía que producen consecuencias.

4. LEY DEL MÍNIMO ESFUERZO.
Es lo que se conoce como la ley de la "no resistencia". Dicho de otra manera, cuando estamos alineados y conectados con el Universo, todo fluye y las cosas ocurren sin forzarlas. La hierba no intenta crecer, simplemente crece. Los obstáculos son a menudo un reflejo de nuestra resistencia. A lo que te resistes, persiste; lo que aceptas, te transforma.

5. LEY DE LA INTENCIÓN Y DESEO.
En lo que te concentras, se expande. El Universo no responde a lo que quieres o no quieres, sino a dónde pones tu foco. Si te centras en lo negativo, en las quejas, en la tensión, eso atraes a tu vida. Cuando te centras en lo positivo, en la alegría, en la generosidad, ocurre lo mismo en sentido contrario. Somos imanes, y consciente o inconscientemente, atraemos todo lo que nos ocurre.

6. LEY DEL DESAPEGO.
"Sueña pero no dejes que tus sueños te esclavicen", decía Kipling. Aunque hay que tener visualizados de manera nítida y clara nuestros objetivos, la atención debe estar centrada en el Ahora. Es una actitud de compromiso total con el momento Presente.

7. LEY DEL DHARMA. 
La palabra Dharma significa o propósito de vida. Y ello significa que cuando encontramos nuestro Dharma todo el Universo nos apoya en su consecución y logro. Estar alineado con tu Dharma te otorga felicidad a ti, al disfrutar y estar conectado contigo mismo, y a los demás, al beneficiarse de la excelencia de tu trabajo.

En definitiva, Las siete leyes espirituales del éxito es un libro imprescindible para leer y releer, tomar Conciencia de cuáles son las claves que rigen el Universo y nuestro destino, y ponerse en movimiento a través de su práctica. 

«LAS SIETE LEYES ESPIRITUALES DEL ÉXITO» está disponible en: 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada