8 oct. 2012

Reseña de «Las 48 leyes del poder»

Las leyes del poder
Hoy os hablamos de un interesante libro, dado la temática, que lleva por título Las 48 Leyes del Poder, y cuyo autor es Robert Green.

El título del libro habla por sí mismo. Y es que al final, de una u otra manera, todo es poder en las organizaciones, ya sean políticas, empresariales o de otro tipo.

Quizás el libro más conocido sobre la materia sea el clásico El Príncipe, de Maquiavelo, y mucho de su espíritu está en esta obra. Donde hay intereses de por medio (cosa que ocurre en todos los ámbitos: política, empresa, sociedad...) hay lucha de poderes que intentan, primero, conseguir hacerse con el poder, y después, mantener ese poder alcanzado. Cuando se alcanza el poder lo que más se teme es perderlo y todas las estrategias están basadas en cómo evitar las amenazas que surgen alrededor.

En Las 48 Leyes del Poder se habla de múltiples aspectos como manipulación, el juego de apariencias o la persuasión, entre otras herramientas. Cada uno debe decidir cómo utilizar estas armas y hasta dónde está dispuesto a llegar o a ceder en la lucha por el poder.

Aquí van citadas Las 48 Leyes del Poder y te comentamos brevemente las tres primeras, y te remitimos al libro para que profundices sobre el tema. Da mucho de sí:

Ley 1. Nunca le haga sombra a su amo.
Esfuércese siempre por lograr que quienes están jerárquicamente por encia de usted se sientan cómodos con su sensación de superioridad. No permita que sus deseos de complacerlos o impresionarlos les induzcan a hacer ostentación de sus talentos y de su capacidad, ya que ello podrá generar un efecto opuesto al deseado, es decir, inspirar temor e inseguridad en sus superiores. Hágalos aparecer siempre más brillantes de lo que en realidad son... y accederá a la cumbre del poder.
Ley 2. Nunca confíe demasiado en sus amigos; aprenda a utilizar a su enemigos.
Desconfíe de los amigos; suelen ser los primeros en traicionarlo ya que caen fácilmente presa de la envidia. También suelen convertirse en irrespetuosos y tiranos. En cambio, emplee a quien haya sido su enemigo, y le será más leal que un amigo, ya que deberá hacer más esfuerzos por demostrar su adhesión. Lo cierto es que usted debe temer más a sus amigos que a sus enemigos. Si no tiene enemigos, busque la forma de creárselos.
Ley 3. Disimule sus intenciones.
Desconcierte a la gente y manténgala en la mayor ignorancia posible, manteniendo oculto el propósito de sus acciones. Si no tienen la menor idea de lo que usted quiere lograr, les resultará imposible  preparar una defensa. Condúzcalos por el camino de las falsas suposiciones, envuélvalos en una nube de humo, y verá que cuando al fin caigan en la cuenta de las verdaderas intenciones de usted, ya será tarde para ellos.
Ley 4. Diga siempre menos de lo necesario
Ley 5. Casi todo depende de su prestigio, defiéndalo a muerte
Ley 6. Busque llamar la atención a cualquier precio
Ley 7. Logre que otros trabajen por usted, pero no deje nunca de llevarse los laureles
Ley 8. Haga que la gente vaya hacia usted y, de ser necesario, utilice la carnada más adecuada para ograrlo
Ley 9. Gane a través de sus acciones, nunca por medio de argumentos
Ley 10. Peligro de contagio: Evite a los perdedores y los desdichados
Ley 11. Haga que la gente dependa de usted
Ley 12. Para desarmar a su víctima utilice la franqueza y la generosidad en forma selectiva
Ley 13. Cuando pida ayuda, no apele a la compasión o a la gratitud de la gente, sino a su egoísmo
Ley 14. Muéstrese como un amigo, pero actúe como un espía
Ley 15. Aplaste por completo a su enemigo
Ley 16. Utilice la ausencia para incrementar el respeto y el honor
Ley 17. Mantenga el suspenso. Maneje el arte de lo impredecible
Ley 18. No construya fortalezas para protegerse: El aislamiento es peligroso
Ley 19. Sepa con quién está tratando: no ofenda a la persona equivocada
Ley 20. No se comprometa con nadie
Ley 21. Finja candidez para atrapar a los cándidos: muéstrese más tonto que su víctima
Ley 22. Utilice la táctica de la capitulación. Transforme la debilidad en poder
Ley 23. Concentre sus fuerzas
Ley 24. Desempeñe el papel de cortesano perfecto
Ley 25. Procure recrearse permanentemente
Ley 26. Mantenga sus manos limpias
Ley 27. Juegue con la necesidad de la gente de tener fe en algo, para conseguir seguidores incondicionales
Ley 28. Sea audaz al entrar en acción
Ley 29. Planifique sus acciones de principio a fin
Ley 30. Haga que sus logros parezcan no requerir esfuerzos
Ley 31. Controle las opciones: haga que otros jueguen con las cartas que usted reparte
Ley 32. Juegue con las fantasías de la gente
Ley 33. Descubra el talón de Aquiles de los demás
Ley 34. Sea real en su propio estilo: Actúe como un rey para ser tratado como tal
Ley 35. Domine el arte de la oportunidad
Ley 36. Menosprecie las cosas que no pueda obtener: ignorarlas es la mejor de las venganzas
Ley 37. Arme espectáculos imponentes
Ley 38. Piense como quiera, pero compórtese como los demás
Ley 39. Revuelva las aguas para asegurarse una buena pesca
Ley 40. Menosprecie lo que es gratuito
Ley 41. Evite imitar a los grandes hombres
Ley 42. Ataque al pastor y las ovejas se dispersarán: muerto el perro se acabó la rabia
Ley 43. Trabaje sobre el corazón y la mente de los demás
Ley 44. Desarme y enfurezca con el efecto espejo
Ley 45. Predique la necesidad de introducir cambios, pero nunca modifique demasiado a la vez
Ley 46. Nunca se muestre demasiado perfecto
Ley 47. No vaya más allá de su objetivo original; al triunfar, aprenda cuándo detenerse
Ley 48. Sea cambiante en su forma

«LAS 48 LEYES DEL PODER» está disponible en:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada