29 jul. 2015

Entrevista a Beatriz Valderrama (89), autora de «Fundamentos psicológicos del coaching»

Hoy en la Sección de Entrevistas traemos el libro Fundamentos psicológicos del coaching (EOS, 2015), con subtítulo: Un modelo para SER MÁS. La autora de la obra es Beatriz Valderrama (@beatrizvalderra) a la que ya tuvimos aquí en otra entrevista al hablar de Creatividad Inteligente.

No es la primera vez que hablamos aquí de Libros de Coaching, y por ejemplo hemos reseñado Por qué necesitas un coach, de Juan Carlos Cubeiro o No soy supermán, de Santiago Álvarez de Mon.

En esta ocasión nos detenemos en un libro que se acerca al coaching desde el punto de vista de la psicología y abordando los fundamentos conceptuales para luego aproximarse a la práctica con más solidez. Y es que como se suele decir: No hay mejor práctica que una buena teoría.

Aquí van las preguntas y respuestas de Beatriz Valderrama (@beatrizvalderra) sobre Fundamentos psicológicos del coaching, y destacamos el siguiente titular:

«PARA TENER ÉXITO PRIMERO HAY QUE HACER; Y PARA HACER ANTES HAY QUE SER»

1. ¿Cuándo y por qué nace el libro Fundamentos psicológicos del coaching?
Tal como dice Covey, todas las cosas se crean dos veces, en la mente y en la realidad. Este libro empezó a crearse en mi mente hace bastante tiempo, cuando comenzó a divulgarse en España el coaching. Muchas escuelas empezaban la formación diciendo “coaching no es psicología”. En mi primer libro sobre el tema, Desarrollo de competencias de mentoring y coaching (2009), abordé este mito de forma sutil, sin entrar en polémica, simplemente haciendo constar la filiación como psicólogos de quienes contribuyeron a desarrollar las bases de la práctica de coaching, Rogers, Argyris, Watzlavick, Beck y Ellis, entre otros. Seguí investigando, escribiendo artículos, impartiendo conferencias y cursos sobre las bases psicológicas del coaching. También tenía en mente escribir un libro de divulgación científica sobre psicología, que fuera comprensible, interesante y aplicable al desarrollo humano. Y también sentía el deseo de ofrecer una perspectiva integral de las diferentes escuelas y enfoques psicológicos válidos, partiendo de los principios que comparten. Son variaciones musicales del mismo tema, el comportamiento humano. Finalmente, Fundamentos psicológicos del coaching empezó a hacerse realidad cuando coincidí en una cena de psicólogos con la directora de la colección Gestión emocional, de la editorial EOS. Acordamos llevar adelante el proyecto y me encerré para escribirlo durante tres meses, desde primeros de diciembre hasta primeros de marzo de 2015.

2. ¿Cuáles son las principales aportaciones de este libro respecto a otros de temática similar?
En primer lugar, el Modelo SER MÁS. Hay una controversia entre las escuelas de coaching, unas dicen que el coaching es transformacional, muy cercano al objetivo de la psicología clínica. Otras dicen que el coaching es un método para alcanzar el éxito, para conseguir tus metas de forma acelerada. Yo he tratado de integrar las dos perspectivas. Lao Tse decía en el Tao Te King: “La mejor manera de hacer es ser”. Stephen Covey lo expresa de esta forma: “Para tener es necesario primero hacer, y para hacer es necesario primero ser”. Es decir, hace falta convertirse en la persona capaz de comportarse de esa manera. Por eso en el Modelo SER MÁS,  el objetivo del proceso de coaching es ayudar al cliente a transformar su ser para conseguir sus metas. Si nos concentramos en desarrollar nuestro SER, luego podremos hacer y lograr MÁS. Como siempre, he querido que el modelo sea a la vez riguroso y didáctico, por lo que SER Más es un acróstico formado por las iniciales de cada una de las fases del proceso: Sintonía, Escucha, Reencuadre, Metas, Acción y Seguimiento.

Por otro lado, con Fundamentos psicológicos del coaching quería llenar un hueco en la formación de los coaches. En pocas escuelas se enseñan las bases psicológicas del coaching. Kurt Lewin, psicólogo social creador de lo que hoy llamamos coaching de equipo, decía que “no hay nada más práctico que una buena teoría”. Efectivamente, conocer la teoría nos permite aplicarla en muchísimas situaciones diversas, más allá de la receta. Este libro proporciona una amplitud de conceptos, técnicas y herramientas de psicología científica para enriquecer la comprensión y el acervo de recursos del coach.

También es distintivo y novedoso el capítulo dedicado a las raíces y las bases del coaching de equipo.

3. ¿Qué es lo que más le ha sorprendido al investigar y escribir este libro?
Lo que más me sorprendió es descubrir que la autoría de la metáfora más conocida sobre el coaching es de Karen Horney: todos tenemos un impulso a la autorrealización y tenemos los recursos para desplegar nuestro potencial, tal como una bellota se convertirá en un majestuoso roble. Esto lo aprendí de la mano del psicoterapeuta Irvin Yalom, el protagonista de la película La cura de Yalom (2014). Aprendí y disfruté mucho al escribir el libro, tal como espero que los lectores hagan. Y me esforcé mucho para conseguir una buena experiencia de lectura, pues no fue fácil tejer los hilos conductores que guiasen al lector a través de las distintas fases del proceso de coaching y los múltiples conceptos, enfoques y técnicas psicológicas. Tenía la sensación de abrir un melón cada vez más grande, y desde luego, más jugoso.

No hay nada más práctico que una buena teoría. Conocer la teoría facilita la ejecución en la práctica.

4. ¿Qué parte le gusta más del libro y por qué?
Como lo he parido yo, me gustan todas. En todas he puesto el mismo cariño. La primera parte, hasta el capítulo 6, se centra en ofrecer una visión integral de las raíces del coaching y los autores que han contribuido desde los diversos enfoques psicológicos. Se ve que hay una línea muy fina que, más que separar, relaciona a unos con otros, que se encontraban en una misma época, absorbían las mismas corrientes de pensamiento y se influían mutuamente.

Otra parte importante va del capítulo 7 al 13 y profundiza en cada una de las fases, aportando numerosos modelos, técnicas y herramientas para aplicar en los procesos de coaching.

El capítulo 14 se centra en las raíces del coaching de equipos, de lo que funciona y lo que no. Finalmente, y no menos importante, en el capítulo 15 presento el modelo “Roble de competencias del coach”, que incluye las competencias emocionales necesarias para desempeñar el rol de coach de forma excelente.

5. ¿Cuáles son las 3 principales claves para un buen coaching?
1. El campo del desarrollo de personas ha de estar en manos de profesionales cualificados, no solo con conocimientos, sino especialmente con competencias emocionales, personales (autoconocimiento, gestión emocional, creatividad…) e interpersonales (empatía, pasión por desarrollar a otros…)

2. En el caso del coaching ejecutivo, es necesario conocer el funcionamiento de las organizaciones, por una parte los sistemas formales de gestión, pero especialmente los informales, la cultura, las luchas de poder, los intereses, las dinámicas, los efectos sistémicos, etc.

3. En cuanto a coaching de equipo, se necesita tener amplias bases de conocimiento de la dinámica de grupos y buenas habilidades de facilitación.

Todos tenemos un impulso a la autorrealización y tenemos los recursos para desplegar nuestro potencial igual que una bellota se convierte en roble.

6. ¿Existen realmente buenos coaches? En términos porcentuales, de cada 100 coaches cuántos dirías tú que son buenos?
(Prefiero no contestar esta pregunta. No tengo ni idea, habría que hacer una investigación específica para eso ;-) Y sí, claro que existen buenos coaches, yo misma, jeje).

7. ¿Es hoy día más importante el coaching que en épocas pasadas, porque a menudo se cita a Aristóteles como uno de los mejores coaches?
Es cierto que la vida es cada vez más compleja, por lo que hoy en día puede ser más necesario el acompañamiento de alguien que nos ayude a desenredar el entramado de perspectivas, opciones y relaciones en que estamos inmersos. Pero toda época tiene sus retos. Los filósofos griegos se afanaban por buscar la verdad, por lo que la filosofía es la madre de todas las ciencias, incluida la psicología, que se desgajó a mediados del siglo XIX como ciencia empírica. Así, podemos decir que Sócrates, Platón y Aristóteles fueron los primeros psicólogos, que se aproximaron al conocimiento de la mente humana y se aplicaron al desarrollo del potencial humano a través del cuestionamiento de creencias, la creación de hábitos y la práctica de las virtudes y valores, lo que hoy persigue la psicología positiva. La mayéutica o diálogo socrático es la herramienta clave del aprendizaje por descubrimiento, la terapia de reestructuración cognitiva y el coaching. Podríamos decir que Sócrates fue un gran coach de Platón, que lo fue de Aristóteles, que a su vez fue el preceptor de Alejandro Magno.

8. Al margen de tu libro, recomiéndanos 2 libros de coaching que te gusten.
1. Coaching para el éxito, de Talane Miedaner. Un enfoque muy práctico que comienza con eliminar las “fugas” de energía resolviendo esas pequeñas molestias que consumen tu energía y te distraen de lo que tiene valor. Distingue muy claramente quién puede beneficiarse del coaching personal y quién debe acudir a psicoterapia. Un montón de ideas para conseguir Más.

2. Metamanagement, de Freddy Kofman, ahora vicepresidente de desarrollo directivo de Linkedin. En el otro extremo, profundo y enriquecedor enfoque para la transformación del SER. Heredero de Covey, Argyris, Senge y Wilber.

9. Dejamos la última palabra al entrevistado para que traslade el mensaje que quiera
Ordenando papeles he encontrado una anotación de un “propósito de primeros de año” que decía: Escribir un libro sobre “Todo lo que quiso saber sobre psicología”. Este libro es la concreción de ese deseo. Creo que es interesante para cualquiera que desee acercarse al mundo de la psicología e incluso para los psicólogos que quieran obtener una visión integral y sintética de tan amplio campo.

Te dejamos el Índice del libro y también el vídeo-presentación de Fundamentos psicológicos del coaching:


«FUNDAMENTOS PSICOLÓGICOS DEL COACHING» en:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada