4 ene. 2016

Entrevista a Miguel Ángel Díaz (94), autor de «15 cosas que aprendí en el MIT»

Hoy en la Sección de Entrevistas traemos el libro 15 cosas que aprendí en el MIT (Círculo Rojo, 2015) que englobamos dentro de la temática de Libros de Resiliencia, Gestión de la Adversidad y Superación Personal

El autor de la obra es Miguel Ángel Díaz (@mdiazhability) al que ya hemos tenido aquí en otras ocasiones al entrevistarle sobre sus otros dos libros suyos Feeling: inteligencia emocional en la venta y también Golf directivo, ambos publicados con la editorial Kolima

Miguel Ángel Díaz es, entre otras cosas, socio consultor de la firma Hability Gestión de Personas, Presidente de ASNIE (Asociación Nacional de Inteligencia Emocional) y coach certificado por AECOP.

El resumen de 15 cosas que aprendí en el MIT es el siguiente:
Tu vida puede cambiar en un solo momento ¿Te lo has planteado alguna vez? En este libro, podrás reflexionar sobre una serie de aspectos tremendamente importantes en tu vida y que posiblemente no ibas a planteártelos hasta que esta no llegara a su fin. Gracias a una experiencia cercana a la muerte, el autor identifica 15 lecciones aprendidas en momentos muy complicados, que le han servido para reenfocar su manera de ver las cosas, de vivir su vida y que quiere compartir contigo, para que te las plantees ahora que no tienes que hacer frente a una situación desesperada. A partir de ahí, tu eliges…
Aquí van las preguntas y las respuestas de Miguel Ángel Díaz sobre 15 cosas que aprendí en el MIT y destacamos el siguiente titular:

«SÓLO AQUELLO QUE ACEPTAMOS LO PODEMOS TRANSFORMAR»

1. ¿Cuándo y por qué nace el libro 15 cosas que aprendí en el MIT?
Hace poco más de un año, fui operado de urgencia debido a una gran infección que se había ido adueñando de mi cuerpo y me llevó hasta una situación límite tanto para mi familia, como para mí. En las 2 semanas que estuve hospitalizado, comencé a descubrir un montón de cosas que me llevaron a pensar que no estaba llevando la vida que deseaba y que todavía me quedaba un largo recorrido por realizar para disfrutar de una vida plena y feliz. Comencé a registrar todas esas ideas en unas hojas, en principio para mi propio uso personal pero al comenzar a compartirlas con algunas personas cercanas, descubrí que esas ideas y sensaciones también eran compartidas por otros, teniendo la sensación de estar viviendo una vida incompleta y sin extraer de ella toda su esencia, quizás por un error de enfoque. Por eso decidí, reflexionar y ampliar el contenido de esas ideas con la finalidad de compartirlas con otras personas y ayudarles a que las reflexionen sin que tengan que pasar por una situación límite.

2. ¿Cuáles son las principales aportaciones de este libro respecto a otros de temática similar?
Creo que la principal aportación es que es un libro 100% basado en la experiencia, en él comparto con el lector muchos de los errores que cometí en aquella situación (y en mi manera de abordar la vida) y los aprendizajes que he obtenido de dichas experiencias.

Otro aspecto significativo del mismo es el lenguaje con el que está escrito. Al contar en primera persona la experiencia y todo lo que ocurría a mi alrededor, el lector empatiza fácilmente con la historia porque encuentra muchos paralelismos entre mi experiencia y la suya, aspecto que ayuda para que se reflexionen profundamente sobre ciertos temas y se comiencen a provocar ciertos cambios en la vida del lector.

Para finalizar, el punto distintivo del libro es que te empuja a que te realices una serie de preguntas, en ocasiones incómodas, que conseguirán que el lector tome cierta distancia de la vida que está viviendo en estos momentos para que pueda analizarla, valorarla en su justa medida e implantar todos los cambios que desee.

3. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido al escribir este libro? 
Lo que más me ha sorprendido es la respuesta de las personas con las que he compartido el proyecto durante su gestación. Todas se veían enormemente reflejadas en las ideas que les lanzaba y me empujaban a que continuara escribiendo por esa línea, puesto que eran ideas que la mayoría de nosotros nos hemos planteado alguna vez y sin embargo, pocas veces realizamos en nuestro día a día.

Por otro lado, escribir este libro se ha convertido en un magnífico ejercicio terapéutico para mí, mientras abordaba cada uno de los capítulos podía profundizar mucho en estas ideas, en cada vivencia, en cada reflexión, aspecto que me ha permitido crecer como persona e incluso incorporar muchos más cambios a mi vida. Esta quizás ha sido una de las principales razones por las que 15 cosas que aprendí en el MIT ha sido el libro que más me ha costado escribir de los 3 que tengo publicados.

Hay que aprender de la adversidad y observarla con ojos de aprendizaje o repetiremos los mismos errores en el futuro.

4.  ¿Cuál es la parte del libro que más te gusta y por qué?
La verdad es que cada capitulo es especial para mí, porque corresponde a un momento concreto de mi hospitalización y esconde una serie de reflexiones que te invitan a mirar tu vida desde una perspectiva diferente. Por ese lado, me resulta muy complicado escoger alguno, ya que todos tienen su importancia y su incidencia en el resultado final. Sin embargo para mí, resulta fundamental la parte en la que aquellas personas que estuvieron pendientes de mí y me insuflaron muchos ánimos en aquella situación, se convierten en protagonistas del mismo tanto en el maravilloso prólogo que escribió Carmen Soler Pagán (@carsolpag) como en el último apartado, donde varias personas importantes en mi vida aportan al lector su opinión sobre el libro y lo que allí se puede encontrar. 

5. ¿Cuáles dirías son las 3 principales claves para gestionar la adversidad cuando llega?
La primera aunque parezca extraña es aceptarla. Nos pasamos mucho tiempo e invertimos mucha energía en encontrar el “porqué” de las cosas (¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora?) cuando en muchas ocasiones simplemente ocurren. Solo aquello que aceptamos lo podemos transformar, ya que aquello a lo que nos resistimos, suele persistir e incluso incrementar su impacto.  

La segunda clave sería observarla con unos ojos de aprendizaje, para poder extraer los aspectos positivos de la misma e incluso, saber encontrar aquellos aspectos que puedan ser positivos en dicha situación. Soy de los que piensa que las situaciones son neutras y que somos nosotros los que le aportamos una valía (positiva o negativa) en función de nuestra interpretación.

Para finalizar, la tercera clave sería implementar los cambios o conductas que saldrán de los aprendizajes que hayamos extraído de la propia situación adversa. Si aprendemos cosas, pero estas no nos mueven a la acción, habremos sufrido mucho en balde y además, estaremos completamente expuestos a las siguientes adversidades con las que nos encontremos.

6. ¿Crees que es necesaria (y buena) la adversidad para crecer y conocerse o no necesariamente? 
Si algo he descubierto después de pasar por esta experiencia es que ha sido una de las mejores cosas que me han pasado en la vida, porque me ha abierto los ojos, me ha mostrado claramente todos los errores que estaba cometiendo y me ha permitido tomar de nuevo el rumbo de mi vida. Quizás no sea necesario pasar por este tipo de situaciones tan traumáticas para reflexionar y actuar de una manera diferente, sin embargo, casi con total probabilidad, la mayoría de nosotros nos toparemos con alguna a lo largo de nuestra vida y si al menos hemos reflexionado sobre ciertas cosas previamente, quizás el impacto sea un poco menor.

7. ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te dijo cuando estabas atravesando los momentos de dificultad que cuentas en el libro?
No tanto consejos, pero si recuerdo dos frases que fueron pronunciadas en mi habitación del hospital y que ayudaron a mejorar mi estado anímico y a cargarme de energía positiva. “Al final todo pasa” refiriéndose a que cualquier cosa desagradable que nos ocurre siempre es pasajera y es la antesala de otras cosas positivas y por otro lado, “Bien está, lo que bien acaba” la cuál expresaba que, aunque la situación tuviera una potencialidad destructiva muy elevada, si había terminado satisfactoriamente, seguro que podíamos quedarnos con las cosas positivas y dar por bien empleado el tiempo destinado a esa situación y todo lo que hemos aprendido de ella. 

8. ¿Han cambiado tus prioridades desde aquella situación y cuáles son la escala de valores que rige tu vida hoy día?
Totalmente, uno de los valores que ha subido muchos puestos en dicha escala es la salud, me he dado cuenta que sin salud (tanto física como mental), nada por lo que peleamos en el día a día tiene sentido, porque no podemos disfrutar de ello. Por eso me muestro mucho más sensible y proactivo a lo que me dice mi cuerpo y voy al médico cuando observo algo raro. 

Otro aspecto que ha mejorado un par de posiciones es mi relación con las personas cercanas. Soy mucho más permeable, transmito mucho más la importancia que tienen para mí, les doy más feedback sobre lo hacen y lo que supone para mí. En definitiva, soy mucho más comunicativo con ellos en cosas que habitualmente sentimos, pero no decimos.

Para finalizar, cuando voy a tomar una decisión tengo en cuenta alguna cosa más que antes. Ya no solo me fijo en si esta acción me acerca o me aleja de mi objetivo, o el coste (temporal o monetario) que puede llevarme dicha acción, ahora también prima mucho la satisfacción que va a provocarme y he de reconocer que este aspecto ha pasado a ganar mucho peso para decidir hacia donde voy y lo que hago durante el camino.

9. Eres un gran lector, recomienda a los lectores otros 2 libros que sean útiles y de inspiración cuando la adversidad llega a nuestras vidas:
Un libro del que me acuerdo mucho cuando sufro algún tipo de adversidad es El hombre en busca de sentido de Víctor Frankl, me ayuda a recordar que ante cualquier situación, soy yo quien decide con qué actitud voy a afrontarla y eso, va a condicionar enormemente como me impactará, como viviré el minuto a minuto y posiblemente también el resultado de la misma (si extraeré algún aprendizaje o no). Otro libro que me viene a la cabeza es el que me regaló mi amiga Carmen Soler cuando estaba en el hospital: Resiliencia. Gestión del naufragio de Pilar Gómez-Acebo y otros. Un compendio de entrevistas a personas que han pasado por grandes contratiempos en sus vidas y que narran en primera persona su experiencia y como le hicieron frente. Sin duda, un texto muy inspirador y motivante.

Aquí te dejamos también el book-trailer de la obra:


* Otros libros similares sobre la misma temática:

Superar la adversidad, de Luis Rojas Marcos.
Héroes cotidianos, de Pilar Jericó.
La vida, un slalom, de Paco Fernández Ochoa.
Cómo dejé de ser un idiota, de Jil Van Eyle.

«15 COSAS QUE APRENDÍ EN EL MIT» en:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada