8 feb. 2016

Entrevista a Gonzalo Álvarez Marañón (102), autor de «El superhéroe de las presentaciones»

Hoy en la Sección de Entrevistas traemos un nuevo libro que es El Superhéroe de las Presentaciones (Gestion2000, 2015) y cuyo autor es Gonzalo Álvarez Maranón al que ya tuvimos aquí con anterioridad al entrevistarle por su anterior libro El Arte de Presentar con subtítulo: Cómo planificar, estructurar, diseñar y exponer tus presentaciones (puedes leer la entrevista en el siguiente link).

Gonzalo Álvarez Marañón (@artepresentar) es escritor, científico y conferenciante. Ayuda a las grandes organizaciones a dar potencia a sus ideas y a comunicar creativamente. Imparte regularmente talleres, cursos y conferencias sobre cómo crear presentaciones inspiradoras que informen y muevan a la acción, dirigidos a emprendedores y directivos, tanto del sector público como privado. Edita desde 2008 el blog El Arte de Presentar, en 2012 publicó con Planeta el libro El Arte de Presentar (Gestión 2000), que ya va por su 8ª edición y luego en 2015 el libro El Superhéroe de las Presentaciones.

Aquí van las preguntas y las respuestas de Gonzalo Álvarez Marañón sobre su libro El Superhéroe de las Presentaciones. Y destacamos el siguiente titular:

«LA FALTA DE TALENTO ES UNA EXCUSA PARA LA PEREZA. TODO EL MUNDO PUEDE HABLAR BIEN EN PÚBLICO»

1. ¿Cuándo y por qué nace el libro El superhéroe de las presentaciones?
El Superhéroe de las Presentaciones nació de una conversación durante un café con nuestro editor, Roger Domingo. Nos manifestó su interés en publicar un libro sobre presentaciones que fuera totalmente diferente a lo publicado hasta ahora en cualquier idioma, y que además fuera muy fácil y entretenido de leer, y que además sirviera para que una persona que tiene el viernes una presentación la pueda tener lista sin tener que convertirse en un experto, y que además no superase las 200 páginas... ¡Nos pedía un “Superlibro”! Y así surgió la idea de que un superhéroe se pusiera al servicio del comunicador en apuros, recatándolo de los temibles enemigos que acechan a toda persona que se enfrente a la superheroica tarea de crear una presentación que informe e inspire a la acción.

2. ¿Cuáles son las principales novedades de este libro respecto al anterior El arte de presentar?
La más llamativa, sin lugar a dudas, es el formato: a todo color, con un peso enorme concedido a la ilustración y muchísimas páginas creadas en formato cómic. En cuanto al contenido, he destilado lo aprendido durante tres años impartiendo cursos con El Arte de Presentar como manual de texto. De forma que El Superhéroe de las Presentaciones recoge la esencia del libro anterior y añade una parte completa sobre cómo refinar tus presentaciones. Sin duda, una obra aún más completa y útil que la precedente.

3. ¿Cuál es la parte que más te gusta del libro y por qué?
Hemos disfrutado como niños con las partes presentadas en formato cómic, en las que explicamos cómo derrotar a los malvados supervillanos de las presentaciones. Fue divertidísimo el casting: seleccionar y personalizar conceptos abstractos en personajes de cómic con sus propios superpoderes y armas. Y nos divertimos aún más creando las minihistorias en las que nuestro superhéroe se enfrenta y derrota a los villanos. Tanto David como yo somos voraces lectores de cómic desde la infancia. Crear estas páginas fue un sueño hecho realidad.

4. Dices: "Hablar en público no es cuestión de talento sino de disciplina". ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que en esta vida todo es cuestión de estudio y práctica?
La falta de talento es una excusa para la pereza. El ser humano es perezoso por naturaleza. Siempre es más fácil encontrar excusas que encontrar soluciones.

5. ¿Cuáles son las creencias limitantes más repetidas a la hora de no tener miedo a hablar en público?
Las tres mayores creencias limitantes que me encuentro cuando hago coaching de comunicación a directivos son:
— La primera: “Yo no he nacido para esto, no se me da bien…”
— La segunda: “La audiencia me está juzgando, evaluando, criticando…”
— Y la tercera y aún peor: “Yo ya hablo bien en público, no necesito que nadie venga a decirme cómo tengo que hacerlo, improviso…”

Pon a la audiencia en el centro de tus presentaciones y abrirás la puerta a una nueva conciencia sobre las posibilidades de la comunicación.

6. Decía Keneth Blanchard que "el feed-back es el desayuno de los campeones". ¿Es posible llegar a ser un buen orador sin contar con un coach?
Todo depende de lo que entendamos por un coach. Si te refieres a un coach profesional, como lo soy yo mismo, entonces sí, es posible llegar a la cima sin uno (y fíjate que estoy tirando piedras contra mi propio tejado). Si por coach entendemos cualquier persona o incluso criatura u objeto que te devuelve información sobre cómo lo has hecho, entonces no, no puedes crecer solo, necesitas ayuda. Para mí, no hay mejor coach de presentaciones que una cámara de vídeo. Llegado al caso, tu coach puede ser un amigo, un compañero de trabajo, un cliente airado, un profesor exigente, un niño sincero, tu pareja, … ¡Los coaches están por todas partes! Tienes que aplicarte a fondo para no recibir feedback. Siempre lo encuentras a tu alrededor, allí donde mires. Sólo necesitas pasar por la vida con los ojos y los oídos bien abiertos.

7. Una buena presentación se puede arruinar en el turno de preguntas. Danos 3 consejos para hacerlo o cuáles son los errores más habituales en esa parte de la presentación.
Mis tres consejos para situaciones en las que habrá preguntas por parte de la audiencia son:
1. Prepárate a conciencia para el turno de preguntas: anticípate a las preguntas de la audiencia y lleva tus mensajes clave preparados para los temas sobre los que pueden versar las preguntas.
2. Nunca respondas sin pensar, sigue un patrón: por ejemplo, primero parafrasea la pregunta; después, usa un amortiguador si venía con mala leche; a continuación, respóndela lo mejor que sepas; y, finalmente, cierra conectando esa respuesta concreta con el mensaje nuclear de tu presentación.
3. Aprende cómo lo has hecho: cuando has respondido a la última pregunta formulada, aún no has terminado tu trabajo. Busca feedback.

8. El rey es la audiencia: piensa en ellos y no en ti. Se dice que hay mucho ego entre los speakers. ¿Qué nos puedes decir y cómo se gestiona?
Aquellos de nosotros que hablamos en público habitualmente nos arriesgamos a desarrollar un sentido desproporcionado de nuestra propia importancia. Tradicionalmente, los ponentes nos hemos creído los protagonistas de la función: ¿no estamos en el ombligo del mundo (el centro del escenario) ante las miradas fijas de la audiencia?, ¿no esgrimimos el cetro (el micrófono) como símbolo del poder temporal que nos otorga la audiencia?, ¿no impartimos sabiduría desde un plano superior (el estrado) a nuestra audiencia?

En estas circunstancias, es muy sencillo creerte el héroe de la película. Hablas de ti mismo, de tus logros profesionales, de las bondades de tus productos y servicios, de los muchos amigos que tienes en las altas esferas y de lo bien conectado que estás. El foco de tu presentación está en yo, mi producto, yo, mi servicio, yo, mis proezas, yo. Te desconectas a ti mismo de tu público.

La intuición más profunda acerca del éxito al hablar en público a la que he llegado después de todos estos años subido a los escenarios y formando a miles de profesionales es que tú no eres el centro de la presentación: la audiencia está en el centro. La clave del éxito reside en alejar el foco de ti mismo y concentrar todos tus esfuerzos en la audiencia. La audiencia constituye el Alfa y Omega de toda presentación. Pon a la audiencia en el centro de tus presentaciones y abrirás la puerta a una nueva conciencia sobre las posibilidades de la comunicación.

Si quieres progresar y avanzar, busca feed-back de manera permanente. Una cámara de vídeo es un gran coach para obtener feed-back.

9. Hazte un poco la competencia a ti mismo. Recomiéndanos 2 buenos libros para hablar en público que no sean los tuyos.
— Para el mundo de la empresa, el mejor libro que he leído según mi criterio personal ha sido Speaking Power Point, de Bruce R. Gabrielle.
— Para el mundo universitario y científico, lo mejor que ha caído en mis manos ha sido Trees, maps, and theorems: Effective communication for rational minds, de Jean-luc Doumont.

10. La última palabra la dejamos al entrevistado para que diga lo que quiera sobre lo que quiera:
Si quieres comunicar con un superhéroe de las presentaciones, encontrarás la fórmula. Si no quieres, encontrarás la excusa. Deja de inventar excusas y de hablar de la falta de tiempo o de talento. No esperes el momento perfecto, porque nunca llegará. No esperes a disponer de todos los recursos, porque nunca los tendrás. No sueñes con las condiciones ideales, porque nunca llegarán.

En lugar de lamentarte de lo que no tienes, saca partido a lo que ya tienes. Lo más importante al principio no es hacerlo bien, ni siquiera regular, sino empezar y tirar para adelante. Y cuanto antes empieces, tanto mejor. Mejor fallar al principio, cuando aún no tienes cargos de responsabilidad o de mucha visibilidad, que postergarlo y postergarlo, hasta que ya has ascendido y tus errores serán mucho más visibles y su coste, mucho mayor. Así que empieza a hablar en público a la primera oportunidad. Y si no te llegan las oportunidades, ¡créalas tú mismo!

A continuación te dejamos el book-trailer del libro El Superhéroe de las Presentaciones:


* Puedes ver más libros de Hablar en Público y Presentaciones en el siguiente link.

«EL SUPERHÉROE DE LAS PRESENTACIONES» en:

0 comentarios:

Publicar un comentario